15 años de Fedemaderas, el gremio que le cambio la cara al sector maderero

Fedemaderas

La Federación ha sembrado y cosechado; ha visibilizado un sector que antes era ignorado por muchos. Hoy la cadena maderera cuenta con una voz que la representa y la orienta. Con ella se ha logrado posicionamiento institucional y se tiene una hoja de ruta para el futuro del negocio maderero.

La Federación Nacional de Industriales de la Madera (Fedemaderas) cumple 15 años de fundación.

En esta década y media, la transformación del sector es notoria. En una industria heterogénea y en la que sus actores difícilmente llegan a acuerdos, la representatividad de la Federación ha sido determinante; el arduo trabajo gremial ha logrado, al fin, poner en la agenda de los gobiernos y de las instituciones las necesidades y los derechos del sector.

Hoy la industria tiene presencia y es reconocido por las instituciones del Estado, es más cercano a la academia, cuenta con apoyos internacionales y se ha trazado metas y objetivos comunes.

 

Fedemaderas fue uno de los cuatro gestores del Pacto Intersectorial por la Madera Legal en Colombia (PIMLC), que es la suma de voluntades de entidades públicas y privadas del país, que tiene como objetivo asegurar que la madera extraída, transportada, comercializada y utilizada, provenga exclusivamente de fuentes legales.

Sin embargo, a pesar de los avances logrados, queda mucho por hacer en busca de la sostenibilidad del negocio. La industria está ‘redefiniéndose’, mientras el país exige el aprovechamiento responsable de la madera, las empresas del sector están llamadas a ser más productivas, y a unirse para competir con oferta legal y de calidad.

Para celebrar los 15 años de Fedemaderas, La Revista M&M habló con su directora ejecutiva, Alejandra Ospitia, sobre la evolución del gremio y la cadena, los logros, el camino por venir y los retos que enfrenta el sector.

Revista M&M: En 15 años de labores, ¿Cómo ha sido la evolución de Fedemaderas?

Alejandra Ospitia: Los cambios son un reflejo de los que vive el sector: las hectáreas plantadas crecieron en un ciento por ciento, entre 2004 y 2018, según las cifras del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

Así mismo, Fedemaderas ha crecido en representación, en el número y variedad de afiliados.

El Acta de fundación se registró con 26 empresas y entidades privadas, cuatro de ellas públicas. Actualmente, representamos a 472 afiliados, integrantes de toda la cadena, desde los reforestadores, hasta los fabricantes y los proveedores. Contamos con el apoyo del Gobierno, la academia y las entidades internacionales.

También evolucionamos en nuestros servicios. Hoy día, al mejor estilo de los gremios modernos, nos dedicamos a construir agendas públicas sectoriales. Además, busca fortalecer la productividad y los lasos de los miembros.

Fedemaderas comparte información, recursos, se asocia y trabaja para lograr metas comunes.

No defendemos, no atacamos, tampoco pedimos o esperamos. Somos un gremio del siglo XXI.

Revista M&M: Tradicionalmente, el sector maderero fue ignorado durante muchos años. ¿Esto ha cambiado con la gestión gremial?

Alejandra Ospitia: Hay una gran diferencia entre lo que pasaba en 2003 y hoy día, y se llama: posicionamiento del sector dentro del Estado, sus instituciones y la sociedad civil.

Actualmente, la cadena forestal madera y muebles, representada por el gremio, tiene relación directa con el Gobierno nacional, los Ministerios de Agricultura, de Comercio Industria y Turismo, el de Minas y Energía y el de Hacienda, entre otras entidades. Así mismo, tenemos excelentes relaciones con el ICA, con Finagro, la Upra, y con el Banco Agrario. Además, con las entidades del Sistema Nacional Ambiental –SINA–, como es el caso de MinAmbiente.

Nos reconocen y trabajamos con la Dian, el Sena y La Fiscalía, y otras instituciones más. Todos ellos saben qué es Fedemaderas y cuál es nuestra misión. El sector ha logrado también presencia ante los gobiernos regionales y locales, y ante algunos miembros de la rama jurisdiccional y del Congreso.

 

• Revista M&M: ¿Ha cambiado la percepción negativa sobre el maderero asociada al tráfico ilegal de madera?

• Alejandra Ospitia: En 2003 la expresión ‘maderero’ era despectiva, y se refería a aquellas personas que se lucran a cambio de destruir el ambiente, sin muchos escrúpulos. Hoy no se nos llama madereros con desprecio sino con la aceptación hacia una industria sostenible, que entrega materiales dentro del concepto de la economía 4.0, en su correcta acepción acuñada en Alemania en 2011.

Eso también lo reconoce la comunidad internacional, encabezados por la Unión Europea y la FAO. Esa certeza, claridad y confianza, son los mayores activos que puede crear un gremio ante las organizaciones y la opinión pública, y es lo que Fedemaderas ha hecho.

 Actualmente el país registra 400.000 hectáreas de bosque reforestado, para 2030 se espera superar las 700.000 ha. Por su parte, el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 propuso que el sector pase de 0,7% del PIB nacional al 1% en este periodo.

• Revista M&M: hace 15 años, la relación entre la academia y el sector era casi nula ¿cómo han avanzado en este aspecto?

• Alejandra Ospitia: Ha sido un trabajo conjunto de largo aliento, de constancia y perseverancia en el que hemos sido testigos del crecimiento de la oferta de formación especializada para la industria, el desarrollo y la implementación de tecnología y el aporte de conocimiento.

Desde nuestros inicios las universidades han tenido un rol especial en la misión, tanto los fundadores como la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, y las que llegaron posteriormente como la Universidad Nacional y la Universidad del Tolima, que abre los primeros programas de doctorado y excelentes maestrías en temas forestales. También hay que mencionar a la Universidad Tecnológica de Pereira, que ha establecido la primera facultad que apoya procesos de transformación de la madera, en alianza con sus homólogos de Alemania. Hoy son miembros cuatro universidades y el Colegio Integrado Nacional Oriente de Caldas (IES CINOC), que forma recursos humanos forestales de muy buen recibo en la industria.

Fedemaderas inició sus actividades de capacitación en 2008, con el apoyo del Sena, la Dian y otras entidades y empresas privadas. Hasta hoy la Federación ha realizado 52 jornadas de este tipo, cinco de ellas a nivel internacional, y seis jornadas de formación con la Policía Nacional.

 

No obstante, las fortalezas de las universidades miembros, aún están por ser mejor aprovechadas por los industriales y los productores.

Revista M&M: ¿Cuáles han sido los principales logros dentro de la gestión de Fedemaderas?

Alejandra Ospitia: En general, ha sido el posicionamiento y reconocimiento del gremio, el cual se ha logrado a través del trabajo diario y de esfuerzos puntuales que valen la pena mencionar, entre otros:

El apoyo en la construcción de políticas públicas para el sector: La Federación, desde 2010, ha construído con los últimos tres Gobiernos, la política pública y los planes de acción para el desarrollo y fortalecimiento del sector forestal y maderero en Colombia. Hemos presentado propuestas que se han incluido en los Planes Nacionales de Desarrollo del 2010 – 2014, Prosperidad para todos 2014 – 2018, Todos por un nuevo país (propuesta Gremial: Con madera para crecer) y 2018-2022, Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad, (propuesta Gremial, recogida en el PND), y acompañando las estrategias de acción con las que se ejecutan dichos planes.

 

 

La Federación ha trabajado para mantener los beneficios tributarios e incentivos para la reforestación en Colombia. Entre ellos: la exención del impuesto de renta y el Certificado de Incentivo Forestal (CIF).

Lucha contra el contrabando técnico: En 2014, en aplicación del mandato de la OMC, y como resultado de una solicitud instaurada por Fedemaderas, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, luego de más de un año de investigación produjo la Resolución 1070 de 10 de abril de 2014, vigente hasta 2017, Que en su parte resolutiva impusó derechos antidumping a la madera contrachapada, madera chapada y estratificada, clasificadas en las partidas 4412.31.00.00 y 412.32.00.00, de origen chino, correspondiente a la diferencia entre el precio base de UUS$594/m3 y el precio declarado por el importador. Cabe anotar que a 2014 solo la Unión Europea, los Estados Unidos, y dos países más, además de Colombia, habían logrado probar y ganar este tipo de demandas contra China por dumping en esa madera de dichas partidas.

Construcción de requisitos de importación de material vegetal: Gracias a la gestión de Fedemaderas, Colombia paso de tener la posibilidad de importar semillas sólo de dos especies y de dos países, a 14 especies de 10 países en 6 presentaciones con protocolos bajo normas legales para siembra.

Gestor del Pacto por la Madera Legal: Fedemaderas, junto a la WWF Colombia, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, la CARDER, autoridad ambiental de Risaralda, ejecutora de Recursos de la Unión Europea para el Programa de Gobernanza Forestal, (FLEGT, por sus siglas en Inglés Forest Law Enforcemenet Governance and Trade) es uno de los cuatro gestores del Pacto por la Madera legal, que ha sido ejemplo para países como Perú, que suscribió su propio pacto en diciembre de 2014. Antes no se distinguía madera legal de la que no lo era, y a pocos consumidores les interesaba la diferencia.

Creación de canales de comunicación: Otro de los logros ha sido la construcción de canales de comunicación y confianza entre las entidades participantes. La relación de la Federación se ha fortalecido y el conocimiento mutuo funciona en lo cotidiano.

Alejandra Ospitia, Directora Ejecutiva de Fedemaderas.

• Revista M&M: ¿Han cambiado los problemas del sector, o siguen siendo los mismos de hace 15?

• Alejandra Ospitia: Hace 15 años la mayor preocupación de las empresas formales era la seguridad jurídica para invertir. Es decir, la ausencia de reglas del juego claras, públicas, expresas y que solo se puedan modificar por las instancias adecuadas. Hoy este tema continúa siendo una importante preocupación, y trabajamos para obtenerla.

Otra preocupación es que somos el mayor importador de tableros de madera del continente, además de un gran importador de madera aserrada; y aún las importaciones de muebles son considerables, todo esto refleja la pérdida de una oportunidad para el país, que no ha logrado construir una respuesta industrial sostenible, ambientalmente amigable y acorde con la conciencia ambiental del planeta hoy día.

Hay que incrementar la productividad en los eslabones de materia prima, y en los de transformación y producto para llegar a mercados de alta exigencia en condiciones de oferta legal y de alta calidad.

Finalmente hay que decir que, aunque no somos los responsables de la deforestación en Colombia, todavía falta información clara que desmienta la creencia que el uso de madera legal es nocivo para el medio ambiente. Hay que fomentar el aprovechamiento de la madera reforestada, que tiene ventajas ambientales: reduce el riesgo de incendios, evita la deforestación, conserva la biodiversidad y contribuye a mitigar el cambio climático, además de conservar el agua y el suelo.

Desde el 2015 la Federación ha organizado y liderado cuatro versiones del Congreso de Mobiliario y Productos de Madera Legal. En la jornada académica de la más reciente edición (2018), participaron 127 personas, y el encuentro de negocios reunió a 25 empresas, entre productoras, fabricantes y comercializadores.

• Revista M&M: Una de las grandes expectativas que hay en el país es la recuperación del campo, la paz y los proyectos agroindustriales. ¿Considera que esto puede aumentar la inversión forestal en Colombia?

• Alejandra Ospitia: El gremio está de acuerdo con la presencia de inversión extranjera directa, o en asociación con empresas y productores colombianos, en la tenencia, usufructo y uso de tierras para reforestación comercial, que garantice la integración de la cadena productiva.

De hecho, la Inversión Forestal ha aumentado recientemente y hay condiciones creadas para que lo siga haciendo. Por ejemplo, no ha recibido suficiente difusión la Inversión del Fondo Forestal Francés para el Medio Ambiente Mundial FFEM, de más de €1 millón para desarrollar un proyecto de inventario forestal en Chocó y el consiguiente manejo forestal de alrededor de 18.000 ha.

La IED en reforestación comercial sigue sembrando para apalancar proyectos de mediana envergadura que surtirán a la industria, y que, en el entretanto, capturarán importantes cifras de CO2 para contribuir a la disminución de los efectos nocivos del efecto invernadero. Generan empleo en el campo nacional, traen tecnología, herbicidas menos contaminantes y agresivos, conocimiento y comparte todo ello con otros productores locales.

Ayudará a esa inversión y recuperación del campo el impuesto al carbono creado en la Ley 1819 de 2016 y reglamentado en 2017 y el esquema de operación en 2018, que se puede compensar a través de la venta de créditos de carbono en el esquema nacional que se espera esté totalmente adecuado a finales de 2019 y transaría más de 10 millones de toneladas de CO2, al año cuyo pago va directo a los reforestadores comerciales que tengan ese tipo de proyectos verificados y certificados.

• Revista M&M: ¿Cómo garantizar que las metas de reforestación se cumplan y las hectáreas crezcan al ritmo que se necesita?

• Alejandra Ospitia: Desde el 2014 Fedemaderas, gracias al esfuerzo reiterado de su presidente de junta, Miguel Rodríguez Melo, logró demostrarle al Gobierno nacional que la problemática de la reforestación no pasa ya por el tema del área, la cantidad de hectáreas plantadas, sino de la productividad.

De hecho, es factible que el área actual, con mayor productividad, consiga proveer de materia prima suficiente y de calidad, a la industria nacional. En la propuesta que le hemos planteado al Gobierno para el periodo 2018-2022, el primer objetivo conjunto en reforestación comercial se enunció como: “Mantener, renovar y ampliar el recurso forestal actual, en condiciones de alta productividad”. Ese es el objetivo, no se trata de sembrar por sembrar, primero hay que cuidar lo que ya tenemos y las nuevas siembras hay que hacerlas con un propósito y mercado especifico.

 

La ilegalidad en el sector forestal es un problema que se presenta a lo largo de la cadena de extracción, transformación y comercialización, y que requiere por tanto un esfuerzo conjunto de los diferentes eslabones que la integran.

Revista M&M: ¿Qué proyectos tiene Fedemaderas para este año, en qué están trabajando?

• Alejandra Ospitia: Continuamos trabajando en nuestros objetivos generales que son impulsar a los productores y las empresas de madera legal hacia un mercado favorable a la rentabilidad y sostenibilidad. Especialmente haciendo énfasis en crear una cadena productiva dirigida hacia la fabricación de productos con alto valor agregado.

A corto plazo, vamos a publicar un Boletín con el MinAgricultura disponible para inversionistas sobre toda la cadena, sus productos y mercado, además del primer Anuario Forestal de Colombia, para fin de año.

Seguiremos impulsando la campaña público-privada para incentivar consumo de madera legal y sus productos. También, mantendremos abiertas la formación especializada en manejo integral del fuego en plantaciones forestales con apoyo del Sena.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password