Los torneros de madera que se volvieron famosos en YouTube

Camilo Marín Villar
Periodista

Arte en Torno es una iniciativa paisa que ha logrado un gran reconocimiento en las redes sociales al mostrar las amplias posibilidades que ofrece el torneado de madera. La empresa busca rescatar y posicionar nuevamente la tornería como un proceso versátil y útil para la industria del mueble y la madera, a partir del desarrollo de productos innovadores con alto diseño y valor agregado.

YouTube se ha convertido en el portal web perfecto para que todo el mundo comparta sus creaciones y conocimientos, y para maravillarse y aprender con el contenido de los demás; este es el caso del antioqueño César Julio Pérez Vasco, un profesor ‘youtuber’ que enseña tornería de madera y que tiene más de veintisiete mil seguidores en la red.

Este mecánico industrial, oriundo de Santa Rosa de Osos, se hizo estrella de YouTube casi por casualidad, después de quedarse sin empleo, y hoy varios de sus videos tienen más de un millón de reproducciones.

Junto con Víctor Hugo Agudelo, uno de sus alumnos, creó el canal de YouTube, ‘Arte en Torno’ (www.youtube.com/user/victoracheagos), una iniciativa, ciento por ciento paisa que ha tenido gran éxito y reconocimiento internacional. De hecho, el maestro tornero Pérez Vasco, por su destreza con la gubia y el sesgo, es conocido en las redes sociales como el ‘Messi del torno’ y en Argentina, en el ámbito de la tornería, es más famoso que Shakira.

Todo comenzó hace cerca de ocho años, cuando Pérez, ex instructor del Sena, y Víctor Agudelo fundaron, sin mayores pretensiones, el primer taller colombiano que desarrolla productos de madera y enseña las técnicas de tornería vía online. La popularidad de este par de torneros es tal que sus videos en YouTube ostentan en promedio más de medio millón de Likes (me gusta), cada uno, cifras nada despreciables para un oficio que algunos creían extinto.

Y es que, con el auge de los tableros aglomerados, la tendencia minimalista y la aparición de los centros de mecanizado automáticos, la industria del mueble y la madera relegó el torneado a un segundo plano; esta práctica se redujo a trabajos decorativos y a la fabricación de algunos componentes para muebles y juguetes de madera.

El torneado segmentado se realiza a partir de segmentos geométricos de madera, los cuales se superponen y se pegan entre sí. Con esta técnica se obtiene productos de gran belleza estética.

No obstante, desde hace algunos años, especialmente en Europa, Estados Unidos y Canadá, ha comenzado a renacer el interés por este noble oficio; la tornería ha encontrado un espacio propio a partir del desarrollo de productos con alto diseño y valor agregado. Precisamente, fue esa habilidad y capacidad de tornear piezas de madera complejas, de gran tamaño y belleza, la que catapultó la popularidad de Arte en Torno.

Pero a qué se debe realmente el éxito de estos dos amigos que se unieron y llegaron al torno por cuestiones del destino; quizás, como afirmó Albert Einsten: “Dios no juega a los dados”, y nada sucede por casualidad.

Ardisa 1200x100
Interquin1200x100
Alfamaderas 1200x100
Slider

La Revista M&M habló con los ‘youtubers del torno’, quienes están convencidos que el florecimiento de este oficio llegó para quedarse y para aportarle a la manufactura del mueble y la madera; ellos consideran que el torno es la esencia del trabajo maderero y hablaron sobre el futuro de este proceso en el país.

La pasión por el torneado de la madera de Arte en Torno se demuestra en su canal de YouTube, en donde se pueden ver decenas de proyectos, cada uno realizado con gran destreza en diferentes técnicas y maderas.

El esperanzador futuro del torneado

En efecto, Arte en Torno es una prueba fehaciente de que la tornería está más viva que nunca; desde el 2010 la empresa ha publicado más de 300 videos tutoriales en los que se enseña desde las técnicas básicas del oficio, el montaje de las piezas, el manejo de las máquinas y las herramientas, hasta el torneado de piezas de gran tamaño (1.600 kilogramos)  la tornería artística, entre otros temas.

Así mismo, en el taller ubicado en el solar de su casa, en Envigado (Antioquia), César y Víctor dictan cursos a los torneros aficionados y profesionales de Medellín y sus alrededores, también llegan estudiantes de otras ciudades e incluso del exterior, que vienen en una especie de intercambio internacional, atraídos por la fama de los colombianos.

Gracias a ese reconocimiento, han realizado convenios con diferentes compañías y facultades de diseño de Antioquia, entre ellas con la Universidad Eafit, la Universidad Pontificia Bolivariana y la Universidad de San Buenaventura, en los cuales los torneros trabajan de la mano con los estudiantes y los diseñadores industriales para desarrollar productos de madera complejos, innovadores y de gran belleza estética, a partir del torno.

Poco a poco, este taller, que no supera los treinta metros cuadrados, se ha ido convirtiendo en un laboratorio de desarrollo; incluso, allí se dicta una inducción especial para los futuros diseñadores industriales de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, quienes cada semestre se capacitan con el maestro Pérez.

La idea es replicar y multiplicar el torneado de madera demostrando sus ilimitadas posibilidades. “Aún los empresarios, los ingenieros y los diseñadores se sorprenden al ver que, a través de las técnicas básicas de la tornería, podemos hacer realidad casi cualquier idea que tengan, por más compleja que parezca. De hecho, hemos logrado fabricar bañeras de madera, con un diámetro de 1.80 metros y una altura de 80 centímetros, maquinando tan sólo a 2.8 revoluciones por minuto”, explicó Pérez.

La empresa también recibe encargos para maquilas (out sourcing) de empresarios, diseñadores y fabricantes internacionales. Desde México, Argentina e Italia tienen pedidos de piezas especiales; incluso también para fabricar máquinas especiales y kits de herramientas.

Gracias a sus conocimientos como mecánico industrial, César desarrolla sus propios tornos y herramientas. Por ejemplo: para el torneado de grandes piezas ha adaptado y realizado mejoras a las máquinas, entre otras modificó la ubicación de las poleas en la parte exterior y no en el centro del husillo del torno, lo permite cambiar la banda de manera más fácil y rápida.

Así mismo, adicionó un eje intermedio en los tornos, que ayuda a disminuir considerablemente las revoluciones por minuto y a tornear de manera más segura, especialmente en piezas de gran tamaño e irregulares. También amplió el giro del cabezal a 90º, lo cual favorece los torneados por fuera de la bancada y permite el torneado de componentes hasta de 210 cm de diámetro.

Por todo esto y debido al gran éxito en las redes sociales, el año pasado, Arte en Torno fue invitado como expositor al Segundo Simposio Internacional de Torneros de madera, en General Alvear, Mendoza (Argentina), escenario en el cual compartió junto con el maestro Daniel Vilariño, reconocido tornero argentino radicado en Estados Unidos.

A su llegada a territorio argentino, para participar en el principal encuentro de torneros de Sur América, César y Víctor fueron recibidos como estrellas del torneado de madera.

La pasión por el torno

Para estos emprendedores, la pasión por el torneado viene dada porque el oficio representa la esencia misma del trabajo con la madera. El torneado es uno de los procesos más ancestrales del trabajo maderero, es la esencia misma de la ebanistería; como ningún otro, el torno permite aprovechar la belleza de las vetas, el color y la textura del material para obtener piezas de gran belleza estética y artística, además de funcionales.

“Cuando se monta un trozo de madera en el torno y se labra con una herramienta, aparece la tercera dimensión y se puede observar la belleza del material en su máxima expresión. La tornería va más allá del producto suntuario y decorativo, el torno puede añadirle valor a cualquier pieza de madera; las limitaciones radican en el desconocimiento que hay de las técnicas”, explicó el maestro Pérez.

 

A su vez, añadió: “lastimosamente, al desconocer las diversas alternativas que ofrece la tornería, en Colombia se da un uso muy pobre de los tornos. De hecho, algunos empresarios consideran está tecnología como obsoleta. Además, hace falta más capacitación y formación en el oficio, pues de ello depende que se puedan explotar todas las capacidades del torno”.

El tornero que se volvió ‘youtuber’

En el 2000, después de trabajar por 15 años con la Alcaldía de Envigado como mecánico industrial, César Pérez decidió perfeccionar sus conocimientos en el torneado de la madera y para ello se acercó al Centro Tecnológico del Mobiliario del Sena en Itagüí, que entonces ofrecía una especialización en torno, tanto para carpinteros expertos como para aficionados.

Como si fuese su destino, inmediatamente llegó al Sena, todas las cosas se le dieron y se aparejaron a tal punto que el reconocido maestro tornero, e instructor de la época, Carlos Vanegas Tobón, le dio la oportunidad de ser su asistente y alumno. Con el paso de los meses, César adquirió más habilidad y perfección en el torneado; tanto así que, una vez el maestro Vanegas se retiró, postulo a César para ser el nuevo instructor encargado del taller.

“Aunque estaba muy seguro de mis capacidades y tenía pleno conocimiento de las técnicas; inicialmente sentí un poco de temor porque nunca me había enfrentado a la docencia; sin embargo, desde el primer día de clases supe que había nacido para enseñar y transmitir este oficio”, recuerda Pérez.

Ya desde aquella época el torneado estaba perdiendo terreno, los industriales consideraban que los tornos poco o nada servían, y el oficio tenía menos cabida en la producción de muebles. Por ello, cada vez era más difícil atraer alumnos al curso de torneado del Sena; así que César, como buen promotor de su arte, decidió sacar las mejores piezas del taller y exhibirlas en una vitrina a mitad del pasillo principal del Centro del Mobiliario; en ese momento todo cambio; los estudiantes llegaron a granel motivados por aprender el oficio con el cual se podía fabricar aquellas hermosas figuras de madera que admiraban.

Durante diez años la especialización en torneado de madera fue un éxito en el Sena de Itagüí, por el taller de César pasaron más de setecientos alumnos de todos los perfiles: desde jóvenes con apenas noveno de bachillerato; carpinteros y ebanistas experimentados; hasta ingenieros, periodistas, médicos y pensionados, todos ellos apasionados hobbistas del torno.

Sin embargo, en el 2010, con la excusa de la modernidad, el Sena decidió cerrar el curso y dar por terminado el contrato como instructor de Pérez. Al respecto, el maestro recuerda que, en cambio de lamentarse, ese día comenzó a volar, sus ideas tuvieron alas, y en su casa adaptó su antiguo taller de torneado y desarrolló mejoras en sus máquinas y herramientas para lograr piezas complejas. La creatividad del tornero explotó.

 “La incondicionalidad puede ser la llave del éxito y la prosperidad, el propósito es simple: aprender y recibir el conocimiento para retransmitirlo con generosidad y sin intereses egoístas. Sí se logra esto, se abrirán las puertas para recibir. Al ampliar la capacidad de servicio llegan muchos más recursos, ese es el secreto y se llama incondicionalidad”. Arte en Torno.

La filosofía de la incondicionalidad

Poco tiempo después, atraídos por la belleza del oficio, comenzaron a llegar al taller de César sus antiguos alumnos a solicitar clases particulares; entre ellos su actual socio Víctor Hugo Agudelo, un comerciante, enamorado del trabajo con madera, que había sufrido la violencia de los 90 en Medellín, y con quien se entendió perfectamente. Ambos comenzaron a trabajar en proyectos comunes, en el diseño y desarrollo de piezas exuberantes y sofisticadas.

Sin darse cuenta, sin plan de negocios alguno, y tal como afirma Víctor, sin seguir los cánones del marketing comercial, sin políticas corporativas, sin jerarquías y ni siquiera responsabilidades definidas, este par de torneros crearon la utopía de Arte en Torno, una empresa y canal de YouTube que rompe todos los esquemas conocidos.

La propuesta es sencilla: trabajar incondicionalmente; es decir, entregar el conocimiento sin esperar nada a cambio, porque están seguros que las buenas cosas llegaran y su esfuerzo se les retribuirá naturalmente.

Mientras el maestro Pérez (derecha) exhibe su destreza y su don de enseñar; gracias a su afición por los medios audiovisuales, Víctor (izquierda) hace las veces de productor, camarógrafo, periodista y webmaster en el canal de YouTube.

En medio de la generosidad sin límites se impone otro estilo, otra voz, otras costumbres, dictadas por el hecho de que cada persona se reconoce prioritariamente por sus valores y por las potencialidades como ser humano.

Todos: maestros, alumnos y clientes, encontraron su propio espacio en Arte en Torno: mientras César exhibe su destreza y su don de enseñar; gracias a su afición por los medios audiovisuales, Víctor hace las veces de productor, camarógrafo, periodista y webmaster en el canal de YouTube; a la par se encarga de las finanzas.

Este binomio ha creado una empresa a la que nada parece faltarle, no les preocupa el dinero; de hecho, suenan como un par de adeptos a una secta que venera el torno. Pero, no se malinterprete, no es una empresa sin ánimo de lucro – y valga la aclaración – es una iniciativa no solamente lucrativa, sino que además es un grupo humano que comparte proyectos, sueños y metas comunes a partir de la filosofía de sembrar cosas buenas para cosechar experiencias maravillosas. 

___________________________________________________________________________________

Fuentes

  • Víctor Hugo Agudelo Ospina. Diseñador de productos de Arte en torno. arteentorno@hotmail.com – www.youtube.com/user/victoracheagos
  • César Julio Pérez Vasco. Maestro tornero y mecánico industrial. arteentorno@hotmail.com – www.arteentorno.com

5 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register