Santander, ejemplo en el uso de maderas finas de sombrío de cafetal

maderas finas

En la Hacienda El Roble, a escasos 45 minutos de Bucaramanga por la vía a La Mesa de los Santos, está el primer bosque de café orgánico de Colombia y uno de los pocos cultivos de maderas finas de sombrío del grano. En total son 320 hectáreas de café sembrado bajo sombrío, cuando lo usual es que el café se plante a plena exposición solar.

Y es que más allá de la sombra, los árboles de sombrío en los cafetales aportan innumerables beneficios. Ejercen un control sobre la economía del agua, contribuyen a mantener la fertilidad del suelo, ayudan a reducir la erosión, reciclan nutrimentos, aportan gran cantidad de materia orgánica e incrementan las poblaciones de plantas epífitas (musgos, líquenes, ciertos helechos, entre otras) y la diversidad de especies de aves.

Actualmente, El Roble tiene un cultivo de 60.000 árboles de sombrío y maderables, entre los que sobresalen el cedro, el nogal cafetero, el galapo y los guayacanes rosado y amarillo, que con el cultivo del café generan un sistema agroforestal. En el vivero de la hacienda, por ejemplo, siempre hay un nutrido inventario de árboles aptos para ser trasplantados a campo, lo que permite que todos los años se cumpla con la resiembra de estas especies, un trabajo sin precedentes en la región.

El Roble, desde hace 25 años, con las maderas finas empezó a desarrollar un cultivo complementario al café. Desde entonces, paulatinamente los árboles de guamo se han ido reemplazando por cedros, guayacanes, nogales y galapos, que luego de 20 años ya están en edad madura para cosechar. Esto coincide con la necesidad de renovar los cafetales, lo que se da simultáneamente con la renovación del bosque de sombrío.

Como parte natural de este ciclo, al menos diez de estos árboles se caen al día dado su avanzado estado de vida. Esta misma cantidad es replantada en los cafetales en los sitios donde estaba la especie que ya cumplió su ciclo.

Madera útil

En la hacienda El Roble, el uso de los maderables de sombrío es un ejemplo de negocio que no solo favorece al cultivo del café y al medio ambiente, sino que impacta de manera positiva a familias y trabajadores de la madera de esta zona de Santander, quienes la transforman en piezas tradicionales de carpintería.

Sin duda, lo que se está haciendo en El Roble con las cuatro variedades de maderas finas es un ejemplo sin precedentes en Santander, incluso en Colombia. De esta forma, desde la hacienda se entregan 40 pies de madera cada día para uso diverso en carpintería, llevando a Santander a liderar en el país el uso de las maderas finas que dan sombra al café.

Beneficios

Beneficios

Todas las especies de árboles son importantes para albergar diferentes aves. En El Roble hay tres tipos de altura de árboles, lo cual otorgó a la hacienda la certificación Bird Friendly (certificado orgánico bajo sombra), muy importantes dentro del cultivo de café.

La certificación Bird Friendly significa que el café a exportar cumple con los estándares de sostenibilidad ambiental, favorece los indicadores ecológicos de la salud ambiental, protege la biodiversidad estructural, así como el refugio y alimentación de las aves.

El Roble cuenta con el permiso que otorga el ICA para transportar y comercializar las maderas que han sido sembradas en la misma hacienda.

Con información de: www.vanguardia.com


0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register