Acacia Mangium, una excelente y versátil madera que gana terreno en la industria

Acacia

César Augusto Polanco Tapia
PhD, Profesor Tecnología de Maderas U. Distrital Francisco José de Caldas

Camilo Marín Villar Periodista M&M

La acacia ya no es una promesa a futuro; es una realidad, sus aplicaciones son amplias y sus prestaciones sobresalientes, así lo confirman los ingenieros forestales que la conocen, los reforestadores que la han plantado, los distribuidores de madera y los carpinteros que la usan.

La acacia magnium, también cono-cida como teca australiana, llegó a Colombia a mediados de los noventa como una solución para la recupera-ción de terrenos degradados por la mi-nería; tiempo después, varios refores-tadores descubrieron su rápido creci-miento y su alto potencial maderable, y se enamoraron de ella adoptándola como una alternativa de reforestación en zonas del Bajo Cauca Antioqueño, sur de Córdoba, Magdalena Medio y los Llanos Orientales.

Actualmente, la acacia es una espe-cie que cuenta con cerca de 35.000 hectareas plantadas a nivel nacional, y, según la UPRA, para el 2047 será el tercer cultivo maderable más grande del país, con un poco más de 400.000 hectareas, después de los pinos y los eucaliptos, y por encima de la teca. Cada día, esta madera y sus subpro-ductos se posicionan en el mercado nacional como una excelente alterna-tiva a las especies del bosque natural, que escasean e incluso están vedadas por el Ministerio del Medio Ambiente.

Los investigadores

Universidades como la Distrital, la Nacional, Los Andes y el Instituto Colombiano Agropecuario, (ICA) han acompañado el cultivo de la acacia en Colombia, y respaldan con estu-dios su calidad y su utilización en una gran variedad de productos.

En efecto, en la Facultad de Ingenie-ría Forestal de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, han estu-diado desde hace más de diez años la Acacia mangium y por los resultados de las investigaciones están conven-cidos del potencial que tiene la espe-cie para la reforestación nacional, y de sus excelentes propiedades físicas y mecánicas para su utilización indus-trial. Entre sus ventajas, están los tur-nos cortos de cosecha y su versatili-dad y facil maquinado sus excelentes propiedades físicas y mecánicas.

  • Turnos cortos: La acacia tiene turnos de cosecha cortos, entre 10 y 12 años, en comparación con otras especies de propiedades similares que alcanzan su madurez a los 18 y 25 años. Esto la hace atractiva para que cada vez más reforestadores se incline por invertir en su siembra, lo que garantizara el abastecimiento constante y sosteni-ble de la materia prima para atender la demanda presente y futura.

Esta es madera reforestada de den-sidad media y decorativa, que con prácticas apropiadas de siembras, mantenimiento, selección y secado, está ganando posicionamiento en el mercado y la convierte en un susti-tuto ideal para maderas tradiciona-les provenientes del bosque natural, que no cuentan con la formalidad re-querida para su uso industrial.

  • Excelentes propiedades mecánicas y físicas: A partir de exigentes prue-bas de laboratorio, en la Universidad Distrital y en la Universidad de los An-des, comprobaron que la acacia po-see valiosas propiedades mecánicas, por lo que es ideal para casi todo tipo de aplicaciones y usos industriales. Es una madera con una densidad media alta, que está entre 600 y 700 kg/m3. Al ubicarse en la media del rango, sirve tanto para aplicacio-nes de baja densidad, como de alta densidad. Puede ser usada en aplicaciones al exterior y elementos de interior. Aunque su vejez y resistencia a la intemperie dependen del recubrimiento de protección que se use y del correcto mantenimiento, lo que aplica para cualquier madera.

Adicionalmente, al secarse y drenar su humedad pierde poco volumen; al mismo tiempo, se contrae homogénea-mente, lo que significa que es menos proclive a rajaduras o orceduras, pues el nivel de contracción volumétrico de la acacia, durante el secado, es aproximadamente del 10%, un porcentaje bajo con respecto a otras especies como los eucaliptos que se contraen entre un 20% y 30%. A su vez, la relación de contracción de sus dimensiones tangencial y radial es cercana a uno (1).

El reforestador

En opinión de Armando Fuentes, asesor técnico de CACE-RI, una de las reforestadoras más grandes de acacia en Co-lombia, “Sí la especie es bien cultivada, se le da una debida nutrición, se hacen podas a tiempo y se realiza un correc-to proceso de secado y selección de material, la madera de acacia y sus productos son “tremendamente buenos”, y pueden estar al nivel de maderas tradicionales, y de alto costo, como el flor morado, el comino crespo, el perillo o lateca, con la ventaja de que es una madera legal, y de turnos cada 12 años”.

Tableros con listones seleccionados, unidos entre sí con la  técnica finger joint y adhesivos especiales. Se pueden conseguir diferentes longitudes y espesores. Las marcas del finger joint pueden estar visibles u ocultas en el tablero.

El usuario puede elegir tableros de calidad premium  para usos exteriores o tableros de calidad media, para  interiores. También se fabrican paneles con más o menos elementos propios de la madera (nudos, vetas y medulas), para quienes buscan naturalidad o, bien, homogeneidad.

Se trata de una madera pesada, que con una excelente pro-tección o recubrimiento, resiste los ataques de insectos y de hongos, que tiene excelentes resultados frente al encolado bien planificado según las propiedades físicas y químicas de la madera y acepta cualquier acabado. También se puede tornear, tallar y curvar, es fácil de trabajar y hacer todo tipo de calados o figuras con CNC.

De acuerdo con el especialista de Cacerí, con el apoyo téc-nico y la asesoría de expertos nacionales e internacionales, la reforestadora ha logrado tecnificar sus procesos, tanto en las plantaciones como en la manufactura, para obtener productos de acacia de óptima calidad. En este sentido, los carpinteros, ebanistas, fabricantes de muebles, los arqui-tectos y, en general, los profesionales de la madera, pueden estar tranquilos y confiados al usar y trabajar con acacia.

Cacerí ofrece tableros de testa, exclusivos, que se  fabrican por unión múltiple. Es un producto decorativo, usado para elaborar revestimientos en mesones y barras, tapas de mesa, tablas de cocina y carpintería ornamental.

La acacia llama mucho la atención por su naturalidad, sus hermosas vetas y sus colores que resaltan. Las tonalidades van desde los oscuros marrones, los cafés y rojizos, hasta los ocres, amarillos y blancos, esto genera contraste y le da una personalidad única a la acacia, y a los muebles fabricados con ella.

El distribuidor

Mauricio Aponte, gerente comercial de Maderas Aponte, una comercializadora con más de setenta años en el ne-gocio de la madera, y con sede en el tradicional barrio del Doce de Octubre en Bogotá, manifiesta que los tableros alistonados de acacia han tenido gran acogida en su ne-gocio, y se venden bien.

Aponte afirma que durante el tiempo que lleva vendien-do tableros de acacia, no ha recibido quejas o inconfor-midades por estos productos; al contrario, según él: “El Carpintero que compra por primera vez acacia, siempre vuelve por más. A ellos (los carpinteros), simplemente les interesa tener madera constante, fabricar y vender a buen precio, y con los productos de acacia lo tienen todo. Es una madera que se destaca”.

A los muebleros es ha gustado  mucho la acacia,  especialmente,  a los que  hacen muebles  rústicos, de estilo vintage o  mobiliario para  fincas, terrazas,  restaurantes y para el  comercio.

La diseñadora

Laura Gusca, diseñadora de interiores de los almacenes de muebles Área al Cuadrado, reconoce la acacia como una excelente alternativa para diseñar y crear ambientes únicos, modernos y elegantes.

La oferta incluye pisos de acacia machihembrados, para uso interior y decks para terrazas y exteriores, e incluso para baños, saunas y spas. Se pueden instalar con  durmientes o flotante. También hay listones para techos y revestimientos interiores y exteriores.

Según explica: “La acacia tiene colores oscuros y también claros, por lo que se pueden crear espacios más cálidos y elegantes. De hecho, la receptividad del cliente con los muebles en acacia ha sido excelente, y nos ha dado la oportunidad de agregarle valor al producto. Visualmente, el impacto que genera esta madera es muy atractivo.”

Según explica: “La acacia tiene colores oscuros y también claros, por lo que se pueden crear espacios más cálidos y elegantes. De hecho, la receptividad del cliente con los muebles en acacia ha sido excelente, y nos ha dado la oportunidad de agregarle valor al producto. Visualmente, el impacto que genera esta madera es muy atractivo.”

“Con las texturas, vetas, tonos y contrastes de la acacia, los  diseñadores, arquitectos e  interioristas pueden explorar  nuevos caminos, crear muebles personalizados, combinando otras maderas, o usando estructuras cromadas en bronce y cobre;  también láminas, vidrio y  melaminas de tonos pastel. Las posibilidades son infinitas”: Laura Guasca, diseñadora de interiores.

El carpintero

Aunque el ebanista Rafael Acosta –mejor conocido como ‘Rafa’–, conoce la acacia de tiempo atrás, la viene usan-do desde que alguien le vendió algunas piezas. Desde ese momento, cada vez que tiene la oportunidad, no duda en comprarla y fabricar muebles con ella. Para él la acacia, por su bello color y veta, se parece mucho al campano y al orejero, dos especies nativas, de excelente calidad.

Según manifiesta Acosta, “es una madera buena para trabajar, se deja maquinar fácilmente y las herramientas de corte no sufren mayor desgaste.

“Carpintero que se respete sabe trabajar con acacia, o  cualquier otra madera, porque los procesos no son diferentes”. “Desde que sea madera reforestada y seca, sólo hay que  pulir bien, usar productos apropiados y dar el acabado por  todos los lados, para protegerla. Y, según el mueble, hay que estructurar, reforzar, sangrar, y hacer uniones fuertes: Rafael Acosta, carpintero dueño de Muebles Rústicos.

Para el experto carpintero, la acacia representa un buen negocio, pues como dice: “En el taller hacemos, sobre todo, muebles con madera de demolición, que se pueden vender económicos; pero estos no dejan mayor ganancia. En cambio, los de acacia se venden rápido y a mejor pre-cio. Hay clientes que los apartan antes de terminarlos.”

Recomendaciones para garantizar la estabilidad de los tableros macizos, pisos y listones de acacia

La madera natural siempre requiere de procedimientos previos a su in-stalación para garantizar su correcta adaptación y prolongar su durabili-dad natural. En este caso los tableros alistonados sin importar la marca, requieren de operaciones básicas en la carpintería de construcción e instalación para evitar el “pandeo” (abarquillado) en la pieza:

  • Dilataciones o sangrados por la cara no visible. Cuando se utiliza un tablero en gran parte o en toda la dimensión de su lámina, para realizar un revestimiento o un mueble, una muy necesaria práctica para evitar movimientos no deseados del tablero, es construirle canales o ranuras por la cara no visible, con profundidad de la mitad del espesor + 1 mm. Estas ranuras actúan como dilataciones que disipan las fuerzas de tensión y contracción de la madera, ante cambios en las condiciones de humedad del ambiente.
  • Recubrimiento de la cara no visible. Suele suceder que el acabado a la madera se le realiza solamente por la parte que quedara expuesta o de cara al público, dejando crudo o al natural, la parte no visible del tablero, esto debe evitarse al máximo y es indispensable recubrir completamente para el uso del tablero en exteriores o en interiores con condiciones climáticas cambiantes en sitios con cambios bruscos de temperatura, ya que la parte cruda queda expuesta al cambio de humedad con los poros abiertos, favoreciéndose con ello el “pandeo”.
  • El diseño no puede olvidarse de la estructura y anclaje del tablero. Algunos diseños de mobiliario buscan ser muy limpios y se comete el error de olvidarse de la estructura, la cual debe prevalecer para garantizar la estabilidad de los tableros ante las fuerzas naturales de la gravedad. Una buena forma de lograr la estabilidad de los tableros utilizados como topes de mesa es implementando una serie de tabiques horizontales.
  • No debe suponerse que el reengruese actúa como estructura, por el contrario, potencializa las fuerzas de gravedad. En ningún caso debe confundirse la función estética del re-engruese con la función estructural de los tabiques de soporte de una mesa. Los tabiques pueden anclarse al reengruese y así constituir una sólida estructura de soporte para el tablero.
  • En general, tanto para los listones y pisos, como para los tableros de madera maciza, es importante elegir productos (adhesivos, sellantes, lacas y recubrimientos) apropiados y especialmente formulados para este material. Se recomiendan los recubrimientos de base agua, de poro abierto o semiabierto, los cuales permiten que la retícula interna de la madera realice sus cambios dimensionales (dilatación y contracción) naturalmente al momento de adsorber o ceder humedad con el medio ambiente, esto evitará que los recubrimientos se craquelen.
  • Cuando el piso llegue al lugar donde será instalado, se debe dejar un tiempo prudente (ocho días) para que la madera se equilibre con el medio ambiente.

Fuentes

1- Mauricio Aponte. Gerente comercial de Maderas Aponte. maderasaponte@gmail.com

2- Laura Guasca. Diseñadora de interiores. Área al Cuadrado. www.areaalcuadrado.com – info@areaalcuadrado.com

3- Armando Fuentes. Asesor especializado Cacerí. Comercialbogota@caceri.com

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password